El tema del impacto ambiental es más serio de lo que parece, ya que actualmente son más evidentes los golpes del cambio climático en todo el mundo.

De los ejemplos más claros, son que el mes de junio del 2019 fue considerado el mes más caluroso desde que se tienen registros del clima, y en julio del 2019 hubo una ola de calor en Estados Unidos y algunos países de Europa.

En la ciudad de Mérida, la temperatura superó por primera vez los 40°C. Durante junio del 2019, la sensación térmica alcanzó los 55°C, mientras que en el mes de julio se llegó a temperaturas de hasta 41°C. Es importante mencionar que, en solo 9 días, Mérida encabezó en 3 ocasiones la lista de “la comunidad más calurosa de México”, sin mencionar que en Ticul se presenció una temperatura de 43°C.

La ONU publicó en su página web que estas olas de calor y récords históricos de altas temperaturas, están totalmente relacionados con el calentamiento global, por lo que es necesario tomar medidas para combatirlo.

Para la ecología, son temas de suma importancia el agua, la basura y el uso de energías renovables. Este último está relacionado con la luz y el impacto que causa en la naturaleza la cantidad de energía que se necesita para poder iluminar una ciudad.

A lo largo de los años, se ha desarrollado tecnología adecuada y amigable para el ambiente basada en el uso de paneles solares, que permite aprovechar la energía que brinda el sol ayudando a reducir los gases de efecto invernadero y a disminuir el cambio climático; incluso generan una menor dependencia a otras fuentes de energía que no son renovables y que causan daños severos al medio ambiente.

¡Es el momento de hacer la diferencia y disminuir el cambio climático!

Contáctanos para más información.