Todos sabemos que en la Península de Yucatán la temporada de fuertes lluvias, tormentas tropicales y huracanes comienza todos los años a principios de junio y termina hasta finales de noviembre. Desde pequeños nos han inculcado a anticiparnos ante la llegada de un desastre natural, debemos comprar comida enlatada, adquirir garrafones de agua, asegurar las ventanas y un sin fin de recomendaciones más que ya tenemos bastante memorizadas.

Pero, a la hora de pensar en adquirir un sistema de paneles solares normalmente nos entra el miedo y la incertidumbre de lo que pasaría con ellos si llega un huracán a nuestra ciudad, nos preguntamos: ¿resistirán los fuertes vientos?, ¿debería desinstalarlos?, ¿podrían romperse?, ¿QUÉ DEBO HACER?

La respuesta es muy sencilla: debemos hacer lo mismo a lo que estamos acostumbrados, ¡prevenir!

Afortunadamente la tecnología con la que están diseñados y fabricados los paneles solares es increíble, duran por décadas, no representan ningún peligro para las viviendas y están hechos para soportar fuertes vientos y la mayoría de los huracanes, aunque en algunos casos una gran tormenta puede afectar las celdas solares; es por esa razón que aconsejamos alguna de estas 2 opciones:

La primera y más económica es desinstalarlos en caso de huracán, los paneles solares son bastante ligeros y muy fáciles de desmontar y volver a montar debido a su método de anclaje, por lo que se puede hacer sencillamente entre 2 personas.

Y la segunda opción y más recomendable es que antes de instalar cualquier sistema foto-voltaico se contacte a la compañía de seguros para contratar un seguro habitacional que también cubra el daño y el robo de los paneles solares o confirmar que el seguro actual lo haga.

Si aún no inviertes en un Sistema Fotovoltaico te invitamos a llamarnos a cualquiera de nuestras dos sucursales a los teléfonos (999) 913-8980 (City Center) o (999)  481-8881  (Caucel) y uno de nuestros asesores podrá aclarar todas tus dudas y elaborarte una cotización de acuerdo a tus necesidades.