Las Celdas solares inspiradas en las hojas de las plantas podría ser un invento más antiguo de lo que pensamos y es que al revisar la historia nos encontramos con culturas antiguas y pensadores que ya buscaban aprovechar la energía inagotable que el Sol nos proporciona.

 

  1. El Sol ha sido venerado por casi todas las civilizaciones antiguas. En la mitología griega encontramos a figuras como Helios que personificaba al Sol y Apollo que era considerado el dios del Sol, la lógica y la razón, adicionalmente los griegos fueron la primer cultura en basar los diseños arquitectónicos de sus casa  con la orientación adecuada en función del aprovechamiento  de la luz solar.
  2. Más tarde los romanos innovaron usando vidrios en las ventanas para permitir el acceso de la luz del sol a las casas. Los invernaderos de vidrio fueron también una gran aportación de esta cultura pues buscaron crear condiciones óptimas para el crecimiento de semillas que no eran endémicas.
  3. Leonardo Da Vinci también figura en nuestro top, el pensador, científico y artista desarrolló en el siglo XVI un prototipo de calentador a base de espejos cóncavos para la producción de vapor y calor industrial aprovechando la energía solar, sin embargo, este ambicioso proyecto quedó en un boceto y nunca fue realizado.
  4. Hace más de 100 años, alrededor de 1880 se fabricaron las primeras celdas fotovoltaicas de luz visible hechas de selenio, inspirado en la naturaleza y el proceso de fotosíntesis, aunque su eficiencia era de tan sólo 1 a 2%.
  5. Frank Shuman fue pionero en energía solar, era un ingeniero e inventor estadounidense que construyó la primera planta de energía solar en Egipto a principios del siglo XX, esta instalación solar fue la antecesora de las que conocemos hoy en día. Tras estallar la primera guerra mundial sus instalaciones fueron destruidas y nunca se reconstruyeron.